tranvia

El 12 julio de 1930 un tranvía de la línea 105 cayó al Riachuelo a la altura del puente Bosch, en el barrio de Barracas. La niebla impidió que el conductor advirtiera que el puente estaba levantado para dar paso a una chata marinera. Sólo hubo tres sobrevivientes.

laporteña

En 1857 Buenos Aires, y el país, tuvieron su primer ferrocarril. El 28 de enero, encabezado por la legendaria locomotora La Porteña perteneciente al FC del Oeste, un tren recorrió por primera vez suelo porteño, cubriendo el trayecto entre la estación Del Parque -donde actualmente se encuentra el Teatro Colón- y San José de Flores. Como las múltiples pruebas realizadas fueron exitosas, se estableció que el tren comenzaría a correr oficialmente a partir del sábado 29 de agosto, hasta el entonces caserío de La Floresta.
Entre tantos bienes desechados, olvidados o demolidos por los argentinos, felizmente La Porteña se conserva, junto a un vagón de la época, en el Museo del Transporte de Luján.

quilmes

Ornamentación de la fachada de la ex cervecería Quilmes, Piedras 1460, actual sede de la empresa BGH. Un patio interno conserva los rieles del tranvía que hasta 1962 transportaba barriles de cerveza desde Quilmes hasta Constitución.

 

La expresión “Yo, argentino” se explica en el contexto de la Primera Guerra Mundial. La Argentina se había declarado neutral en el conflicto, de manera que cuando las autoridades requerían documentos a algún argentino en cualquier país de Europa, el viajero mostraba el pasaporte, y para que no quedaran dudas, aclaraba: “Yo, argentino”. Por extensión, la frase significa prescindencia, abstención, falta de compromiso.

Fuente: Las mil y una curiosidades de Buenos Aires

En 1851 se conoció en Buenos Aires la primera novela histórica argentina. Amalia, de José Mármol, es un duro alegato contra el gobierno de Juan Manuel de Rosas. El autor ubica la casa de la protagonista en el barrio de Barracas, en la avenida Montes de Oca.
Una callecita angosta del barrio Ramón L. Falcón, en Liniers, homenajea a la novela Amalia. Tiene tres cuadras y corre entre Boquerón y Ventura Bosch.

Fuente: Las mil y una curiosidades de Buenos Aires

La palabra “cholulo”, que define a los frívolos e incondicionales seguidores de los integrantes del mundo del espectáculo, se originó en una historieta titulada precisamente “Cholula, loca por los astros”, del dibujante Toño Gallo. Se editó entre 1958 y 1968 en las revistas Damas y damitas, y Canal TV. Gallo se basó en la jovencita Adela Montes, fanática de los astros de los radioteatros e infaltable cazadora de autógrafos en los accesos de las emisoras. Montes formó el CADA, sigla de Cazadoras Argentinas de Autógrafos. Cholula sobrevivió como personaje de historieta a su creador, que falleció tras una riesgosa cirugía cardíaca el 1º de mayo de 1965. Más adelante Adela se convirtió en periodista de espectáculos.

Fuente: Las mil y una curiosidades de Buenos Aires

¿Dónde nació esa variedad de pastas tan ricas, conocidas como sorrentinos? Obviamente en Sorrento, pero no en la ciudad italiana de ese nombre, como podría suponerse, sino en el restaurante Sorrento, de Corrientes 668, barrio de San Nicolás.

zeppelin

El 30 de junio de 1934 fue declarado feriado. ¿Por qué? Porque ese día llegó a Buenos Aires el dirigible alemán Graf Zeppelin. Esa medida permitió que la población pudiera admirar su paso y su descenso en Campo de Mayo. Antes se había detenido en los techos de una fábrica alemana en Coghlan, donde recibió el saludo de sus autoridades y el ulular de las sirenas del barrio. Uno de los pasajeros del Zeppelin era Manuel Mujica Láinez, quien estaba allí como enviado especial del diario La Nación.